Dr. Jorge Cárdenas Arévalo

 
 

MEDICINA BIZANTINA

 
La división del Imperio Romano en el año 395 en dos imperios, el de Oriente con su capital Bizancio, fundada por los griegos en 658 a.C. conquistada por los romanos en 196 a.C. la ciudad de las mil cúpulas, rival de Roma por su esplendor, belleza, cultura y poderío militar y económico que duró más de mil años. El Emperador Constantino cambió el nombre de Bizancio a Constantinopla, superó a todas las culturas anteriores en el refinamiento del arte decorativo, en la suntuosidad de las ceremonias religiosas, seguidores de la cultura griega y latina, este imperio profundamente cristiano que siguió el flujo del saber médico greco – latino asimiló la medicina monástica, pero también con sus exponentes propios, asimiló también la influencia del entorno como la medicina árabe, pero por su poder, Bizancio influyó desde el siglo V d.C. hasta la toma de Constantinopla por los turcos en 1453, durante este tiempo la medicina bizantina se volvió a refugiar en las compilaciones médicas, que atesoraban los monasterios, los eruditos bizantinos no dejaron de estudiar, copiar, y traducir los clásicos griegos, Bizancio formado por europeos, asiáticos y africanos con lengua común: el griego – bizantino, profundamente cristianos, económicamente poderoso, la medicina se hizo religiosa, porque la religión dominaba toda la organización.

La medicina bizantina, nos hace acordar de Oribasio de Pérgamo, (325 – 403 d.C.) autor de "La Gran Sinagoga" o Enciclopedia de la Medicina, describe la simiología de las lesiones a diferentes alturas de la médula, el más importante médico bizantino, médico del emperador Juliano, quien bajo su influencia, establece la obligación de poseer licencia para ejercer la medicina. Oribasio escribió 70 obras, su "Euporista", manual con instrucciones prácticas sobre accidentes, es todo un tratado de medicina de urgencia.

Aecio de Amida, resumió todos los conocimientos médicos en su "Tetrabiblión", de 16 volúmenes, con citas de escritores médicos griegos, se le debe la mejor descripción clásica de las enfermedades de los ojos, nariz, garganta y dientes, así como la descripción y tratamiento de la Gota, hidrofobia, difteria y procedimientos quirúrgicos como Tonsilectomias, Uretrostomía y tratamiento de almorranas.

Alejandro de Tralles, escribió un tratado de Patología de 12 tomos: "Biblión Therapeutikon", además estudió el sistema nervioso. Pablo de Egina, lumbrera del saber médico, su obra "Epitome" o "Hypomnema" o "Memorandum" en siete volúmenes es toda una enciclopedia de Medicina, Cirugía y Obstetricia, además describió el polipo nasal, el líquidos sinovial de las articulaciones, realizó resección de costillas para el tratamiento del Empiema pleural, escribió sobre oftalmología, cirugia militar. A todos estos genios bizantinos es a quienes debemos los monumentales volúmenes del saber médico griego.

Constantino, fundó en Constantinopla la Stoa Basilike – Escuela de Artes Liberales-, que posteriormente pasó a ser el Katholikon Mouseion, para estudios teológicos, jurídicos y médicos, pero hubieron Escuelas médicas famosas como la de Nisibis (Siria), donde se formaron médicos famosos como Zenón de Chipre, que llego a ser jefe de la escuela de Medicina de Alejandría, también alumno de esta escuela fue Asclepiodoto y el gran Jacobo Psicresto.

Teodosio II, en el siglo V fundó la primera Universidad y varios hospitales, en donde," Ël enfermo se sentía un santo, la mejor medicina era la plegaria, el mejor médico el sacerdote, el mejor hospital la Iglesia y tenían como el Supremo Sanador a Cristo" (palabras del Dr. Felix Marti Ibañez), pero también existió el misticismo filosofico, la magia y la alquimia.

En 1453, cayó Constantinopla ante el Sultán Otomano Mohamed II, pero hay que tener siempre presente que desde Nestorio – patriarca depuesto y condenado al exilio en el 427 d.C. fue el que sembró en sus discípulos la semilla de la medicina clásica en Siria, Edessa, Nisibis, Gondishapur en Persia y Bizancio y conservó lo mejor del saber médico greco – romano. Todos los médicos bizantinos continuadores de la tradición hipocrática, difundieron las semillas de la medicina en todo el mundo Sirio, Arabe, Europeo y Bizancio conservó lo mejor del saber antiguo griego, romano y floreció con la medicina árabe, pero imponiendo la medicina con la fe y el milagro, con la palabra divina y la plegaria y contribuyó a llevar el conocimiento médico clásico griego hasta la actualidad, pese a que la medicina bizantina fue dogmática, basada en la fe cristiana, la Iglesia dominaba la medicina hay que recordar a Meletio siglo VIII monje griego autor del texto "La Constitución del hombre"; León hábil cirujano enciclopedista, el Teólogo Focio patriarca de Constantinopla, redactor de gran numero de textos, Teofanes Nonno compilador y enciclopedista,el monje Meranio, destacan tambien Miguel Psellos y Simeon Seth filósofos médicos enciclopedistas; luego están Sinesio médico traductor, Teodoro Prodromo,y Demetrio,y por último Juan Actuorio que escribió métodos terapéuticos y sobre la orina., pero también floreció la hechicería, los taumaturgos, los vendedores de amuletos, encantamientos y maleficios.

Los monjes médicos cristianos Cosme y Damian, los primeros en ser
San Cosme y San Damian martirizados por el emperador Dioclesiano, posteriormente beatificados y se erigió un santuario en Constantinopla, son los Santos Patronos de médicos y boticarios, se creía que habían santos que curaban enfermedades específicas, como San Sebastían, que curaba la Peste, el Santo Job la Lepra, San Artemio, las enfermedades genitales; en estos tiempos las creencias religiosas hacen que la gente no necesitara hacerse la higiene, pues les parecía superfluo, como esto produce muchos males, el estado bizantino creo numerosos hospitales, casas de refugio, orfanatos, asilos, leprosorios y obligaba a la limpieza e higiene; las emperatrices
creaban las casas e instalaciones caritativas. La metodología de los bizantinos fue tener en equilibrio y en mantener la fe cristiana con el significado simbólico de su cultura y la belleza decorativa de su arte con gran intensidad de expresión.
 
© Julio 2001. Todos los Derechos Reservados. Trujillo - Perú  E-mail : jocarare2012@hotmail.com